lunes, 29 de febrero de 2016

Un vistazo a "El Ganso y la Parrilla"


 Por: Iván Herrera Michel


No obstante los numerosos templos de la Masonería en todos los continentes (o quizás por la majestuosidad y el lujo de muchos de ellos), poco se enseña lo populachera que fue la “Goose and Gridiron Ale House” en donde nació la primera Gran Logia el 24 de junio de 1717 del calendario juliano que rigió para el Reino Unido y sus colonias hasta el año 1752. Lo que significa que desde entonces, bajo el calendario gregoriano que nos rige, el aniversario corresponde celebrarlo el cuatro de julio. 

La “Goose and Gridiron Ale House” se encontraba en un sector de Londres conocido como St. Paul´s Churchyard en donde antaño había funcionado el establecimiento “Mitre”, sede de la Honorable Compañía de Músicos de Londres con una historia que se remonta hasta una guilda creada en el año 1350 que tenía como escudo de armas un cisne y de cimera una lira de Apolo.

No han sobrevivido datos de cuando se construyó el edificio “Mitre”, pero se tiene constancia que fue destruido por el gran incendio de Londres de 1666 y que poco después se levantó otro  allí mismo con el nombre de “Lira” debido a que (otra vez) una sociedad musical lo utilizó para sus reuniones. Esta nueva construcción fue demolida en 1897 y hoy solo recuerda el lugar una placa colocada por el Alcalde Mayor de Londres el 15 de junio de 2005 con la leyenda “cerca de este sitio la Gran Logia de Masones ingleses se reunió por primera vez en 1717”, ubicada a medio centenar de metros al norte de la entrada que conduce a la catedral de San Pablo, en la última columna de la derecha.  

Al dejar de ser el local una casa de artistas cuando el centro musical de Londres se trasladó al West End, en la ciudad de Westminster (un área que aún es residencia de las clases altas de la ciudad), por tornarse la zona insalubre y peligrosa, su nuevo propietario para burlarse del cisne y la lira del escudo de armas de los músicos colocó sobre la puerta un prosaico ganso casero parado sobre una corona, delante de una parrilla para asar, que en la actualidad se encuentran recientemente restaurados en el museo de la Gran Logia Unida de Inglaterra ubicado en el Freemasons Hall, 60 Great Queen St, London WC2B 5AZ, Reino Unido. Y se puede visitar de lunes a viernes de 10:00 AM a 5:00 PM.

A pesar que existen registros en la Gran Bretaña de cerveza tipo Ale desde la Edad de Bronce, las “Ale House” eran de reciente creación en 1717. Habían surgido unos treinta años antes como reacción a la “locura de la ginebra” (Gin Craze). Es decir, a la producción y consumo masivo de ginebra barata en las islas.

En lo esencial, las Ale House compartían con los pubs que eran lugares populares para reunirse, descansar, dormir, comer, beber, discutir, intercambiar y diseminar noticias. No era un círculo social destinado a la nobleza ni mucho menos a la realeza, por lo que muy pocas pelucas blancas se veían por allí. En cambio sí lo era para la sociabilidad popular, el ocio, el juego, la prostitución y la embriaguez, además de ser escenario idóneo para una cultura obrera asociativa apartada de la clase dirigente. De hecho, el avance de las sociedades secretas, de socorro, trade unions (sindicatos obreros) y cooperativas de los trabajadores ingleses deben mucho a las cervecerías en general.   

En el Londres de 1717, muy pocas calles se encontraban empedradas y cuando caía la lluvia
el lodazal hacía muy dispendioso caminar por ellas. Además la iluminación nocturna era escaza y había asaltos por todas partes a pesar de que el año anterior se había expedido una ley que ordenaba poner luces en el exterior de las casas desde las 6:00 hasta las 11:00 P. M. por dieciocho noches cada mes, durante el invierno y cuando no se disfrutara de luna llena.

A las tuberías, retretes, alcantarillados y canalizaciones higiénicas aún les hacía falta un siglo para comenzar a instalarse en las casas y lugares abiertos al público; por las calles corrían con frecuencia riachuelos de aguas servidas que se unían a los excrementos de ovejas, cabras, cerdos, caballos y bueyes. Para colmo los carniceros y matarifes sacrificaban y destripaban a los animales en la vía pública, y en los sectores en donde se ubicaban los curtidores y los tintoreros las infecciones y malos olores era pan de cada día. Las aguas residuales domesticas se arrojaban por la ventana a la voz de “agua va!”, lo que obligaba a caminar dando saltos y pendiente de las ventanas, y se utilizaban los callejones traseros o cualquier cauce cercano para solventar las necesidades fisiológicas.

Por otra parte, una mirada al menú de las Casas de Ale de Londres a principios del siglo XVIII nos muestra que ofrecían carne de cordero, de ternera cortada en trozos pequeños (scotched collops), embutidos, tocino, chuleta, trucha, salmón, ensalada de salmón en escabeche, ensalada con queso, paloma, perdiz, pollo, col, pepinos, arroz con leche, pan, queso Cheshire, huevos y  tartas. Lo cual no estaba nada mal.  Y por su lado, el letrero grande que había al frente de la “Goose and Gridiron Ale House”, a la altura del segundo piso, anunciaba con suficiencia que el local era un sitio dedicado al expendio de las “stout porter & ale”.   

Las ales eran y son unas cervezas populares británicas cuya fermentación se da en la superficie del líquido, posee mayor graduación alcohólica y se sirve fría. Por su lado, las porters eran unas cervezas oscuras y amargas elaboradas con malta de cebada tostada (muy popular entre los cargadores o porters del mercado, de allí el nombre), resultante de mezclar las ales tipo “brown”, “pale” y “stale”, y alcanzaba un 6% de graduación alcohólica por volumen. A las porters de mayor graduación se le denominó “stout porter” (que significa porter fuerte) y normalmente llegaban al 8% de graduación.

Uno puede pensar en sana lógica que eso fue lo que sirvió la “hermosa Hanna” y que de esta forma muy prosaica y bien servida, “en el día de San Juan Bautista, en el 3er año del rey Jorge I”, nació la Masonería que tanto ha dado que hablar en tres siglos.

La “Goose and Gridiron Ale House” tenía cuatro pisos más un sótano y un atrio. El primero contaba con una puerta de entrada y tres ventanas, y los tres pisos restantes poseían cuatro ventanas cada uno. La edificación era de ladrillo porque después de la conflagración se prohibió el uso de madera y los marcos de las ventanas debían quedar retirados unos de otros.

Los espacios estaban dispuestos en forma reticular, sin columnas, con muros estructurales y un área del sótano destinada a bodega que tenía una parte debajo de la calle del frente. Una chimenea se elevaba desde el sótano hasta el ático, y en el fondo del edificio una estrecha escalera de caracol que giraba en el sentido de las manecillas del reloj comunicaba cada una de las seis plantas. La cocina estaba en el sótano y ocho habitaciones para pernoctar o como lugar de citas clandestinas se disponían así: una en el primer piso, otra en el segundo, tres en el tercero y tres en el cuarto.

Cuando un visitante entraba a la “Goose and Gridiron Ale House” desde la calle se topaba primeramente con un bar que tenía a mano izquierda un sobrenivel dispuesto para espectáculos con un cuarto de utilería detrás. La música popular inglesa incluía por lo general canto y baile, a diferencia de la clásica orquestal que oía la nobleza que era más barroca, dramática y compleja. 

Los fundadores de la primera Gran Logia ese día entraron por la puerta del frente, es posible que algunos hayan llegado en grupo y otros en solitario, se hayan detenido un momento a saludar a algún comensal o a los empleados del lugar, o a admirar a los músicos, para luego atravesar el recinto, subir por la escalera de caracol al segundo piso a un comedor de apenas 27 metros cuadrados sin ningún lujo, y saludarse con la camaradería usual entre los miembros de un mismo gremio.   

Entonces,  “conforme a lo acordado se celebró la Asamblea y Banquete de los Libres y Aceptados Masones”  por parte de cuatro Logiasy algunos otros antiguos hermanos”… que “formaron allí mismo una Gran Logia pro tempore” que vino a conocerse como la Gran Logia de Londres y Westminster.

3 comentarios:

Antonio Francisco Mosquera Aguilar dijo...

¡Qué fraternal y erudito comentario! Un abrazo

Anónimo dijo...

BIEN DOCUMENTADO, YVAN, FELICITACIONES DE ALGUIEN QUE CONOCE BIEN ESTE LUGAR Y SUS HEREDEROS......POR SUERTE QUE QUEEN STREET ESTE MAS FRECUENTABLE Y LOS PUB ALREDEDOR MUY RECOMENDABLES !!! A.S:.

Jorge Gonzalez dijo...

Un excelente trabajo,con detalles muuy sabrosos que hacen oler y escuchar el barullo al interior de la taberna.Además.Resulta muy didáctico por la información histórica que muestra un orígen más bien "popular" de la Francmasonería.Esquisito !!!
Gracias Q.´.H.´.
JORGE GONZÁLEZ ZAMORA