lunes, 31 de julio de 2017

EL INEFICIENTE DUQUE DE KENT

                
 Por Iván Herrera Michel
          
Hace unos días conversábamos con un Masón estudioso acerca de los eventos que la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI) ha organizado para celebrar los trescientos años de la primera Gran Logia del mundo y los 50 años en el cargo del actual Gran Maestro, que terminan con una reunión internacional en el Royal Albert Hall de Londres el 31 de octubre de 2017.
         
La conversación derivó hacia los problemas actuales de la GLUI bajo la batuta de un Gran Maestro que cumplió el 14 de junio de 2017 medio siglo de su posesión cuestionado dentro de la Orden por sus deficientes resultados, y por fuera de ella por sus no muy buenas costumbres.
           
De hecho, el Duque de Kent es un miembro de la realeza poco apreciado en Inglaterra al que se le apoda “el príncipe pobre” porque siempre anda metido en problemas económicos.
       
ESCÁNDALOS PÚBLICOS
                  
Duque de Kent
El primer escándalo económico del Duque estalló en la prensa en el año 2002, cuando se hizo público que estaba pagando un alquiler de menos de 320 Libras Esterlinas mensuales por su apartamento en el palacio de Kensington, un privilegio a costa de los contribuyentes. Su prima, la Reina Isabel II, acudió en su ayuda y desembolsó de su propio peculio a lo largo de los siguientes siete años las 120.000 Libras Esterlinas mensuales que cuesta realmente el alquiler. A partir del año 2010 el Duque de Kent fue obligado a pagar el canon de su propio bolsillo y para tal efecto vendió una casa de campo en 2006 por cerca de cinco millones seiscientos mil Libras Esterlinas.
             
Posteriormente explotó otro escándalo público de aún mayor trascendencia en el año 2012 cuando el diario The Sunday Times informó que el Duque de Kent recibió “por lo menos” 320.000 Libras Esterlinas de Boris Berezovski. Los pagos se realizaron en 56 entregas de entre 5.000 y 15.000 libras, desde 2002 hasta 2008, canalizados a través de empresas offshore con sede en Gibraltar, que es un paraíso fiscal, a nombre del secretario privado del Duque.
                    
No era para menos. En 1996 la revista Forbes publicó un artículo con el título “¿El padrino del Kremlin?”, escrito por el periodista ruso-americano Paul Klebnikov, en el que presentaba a Berezovski como un jefe mafioso que ordenaba asesinar a sus adversarios, que sirvió de base a un libro con el mismo nombre. Klebnikov fue asesinado en 2004. En el año 2007 un tribunal de Moscú encontró a Berezovski responsable de desfalco por 9 millones de dólares a la aerolínea Aeroflot, por lo que fue condenado a devolverlos y a pagar seis años de cárcel. En Rusia también se le había acusado de estar vinculado con la muerte de varios adversarios de Putin, entre ellos Alexander Litvinenko, desertor del Servicio Federal de Seguridad, y la periodista Anna Politkóvskaya. Además, se le expidieron ordenes de captura en Rusia y Brasil por fraude, desfalco y lavado de dinero.
                     
Berezovski fue investigado por las autoridades financieras suizas desde 1999 por blanqueo de dinero y pertenencia a una organización criminal. En 2003 la Bundesanwaltschaft inició una querella criminal en su contra por blanqueo de dinero a través de las empresas suizas Ovaco AG, situada en la Monbijoustrasse en Berna, y Años SA en el World Trade Center de Lausana. Finalmente, Boris Berezovski falleció en el año 2013 en Londres. Aparentemente se suicidó ahorcándose.
                         
De allí que los pagos de Berezovski a un miembro de la realeza británica mediante empresas de un tercero ubicadas en un paraíso fiscal, generaran tantas sospechas sobre la honestidad del Duque de Kent.
                       
LA GRAN MAESTRÍA DEL DUQUE DE KENT
                       
Posesionado como Gran Maestro de la Gran Logia Unida de Inglaterra a los 24 años de edad, el Duque de Kent es quien más tiempo ha estado al frente de la GLUI desde que fue constituida el 27 de diciembre de 1813, y su legado a los 50 años de ejercicio el más pobre. El Gran Maestro que le sigue en permanencia en el cargo fue el Príncipe Arthur, Duque de Connaught y Strathearn, quien ejerció el cargo de 1901 a 1939 y dejó una GLUI mucho mejor posesionada en el establecimiento británico.
                     
Durante los 50 años de Gran Maestría del Duque de Kent, la GLUI se alejó de ser una institución fundamental para la construcción y cohesión del Imperio Británico y de funcionar, en palabras de Jessica Harland – Jacobs, como “constructora de imperio”. Y el Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra en 1987 sostuvo oficialmente que era incompatible con la Masonería. De todos modos, su actual primado desde marzo de 2013, el arzobispo de Canterbury Justin Welby ha guardado silencio cuando se le ha preguntado al respecto, y permitió en el mes de febrero de 2017 una ceremonia Masónica en la Catedral anglicana previo el pago de 300.000 Libras Esterlinas. 
Lawrence Roger Lumley,
11° Conde de Scarbrough
                                                               
Cuando Lawrence Roger Lumley, 11° Conde de Scarbrough, entregó la Gran Maestría a los 71 años de edad al joven Duque de Kent el 14 de junio de 1967, la GLUI contaba con 900.000 miembros activos según los registros que para la fecha brindaba el libro “List Of Lodge”. Hoy según datos oficiales sus efectivos apenas llegan a 200.000. Es decir, menos de una cuarta parte.


Para la misma fecha, la GLUI contaba con unas 9.000 Logias, y hoy posee 6.800. Según datos de la Quatur Coronati la disminución promedio sostenida es del 4%. El tiempo medio de permanencia de Masones en la GLUI pasó de 20 años a 5 años. Desde el año 2000 alrededor de 700 Logias han abatido Columnas. Y con ironía se afirma en los pasillos que algunas Logias “parecen la antesala de Dios”. La tendencia a la baja no disminuye.
            
Bajo la Gran Maestría del Duque de Kent, la GLUI en el campo internacional ha mantenido su política de fomento de la discriminación contra la mujer y se ha enrocado en su espíritu vaticanista y cismático. La terquedad en este sentido frente al crecimiento de la Masonería femenina y mixta ejerce una considerable presión interna. Paralelamente, con la caída de la Cortina de Hierro la GLUI se dio a la tarea de dividir sistemáticamente la Masonería que iba surgiendo en los países de Europa oriental en donde había sido prohibida. Y parece no notar que en el grupo de Grandes Logias “reconocidas” la membresía se reduce significativamente por deserción, baja en las Iniciaciones y por los cismas que sufre por Masones que desean practicar una Masonería más soberana.
             
COLOFÓN
              
Un Masón de la Gran Logia de España me escribió hace un par de años que el liderazgo del Gran Maestro de la GLUI es a la colectividad Masónica mundial, como el del presidente de Estados Unidos para el mundo.
                    
No deja de tener razón. La verdad es que nada de lo anterior pasaría de ser un asunto interno del GLUI y de su comunidad de Grandes Logias subordinadas, si no fuera porque los alcances de sus decisiones afectan el conjunto general de la Masonería, uniéndola, dividiéndola, haciéndola inclusoria o discriminadora. Lo que invariablemente repercute en el imaginario general interno y externo de la Orden.
              
Por lo tanto, y tal como sucede con Donald Trump en USA, frente a un líder internacional de sus alcances uno esperaría que tuviera mejores cartas de presentación, un gobierno más eficiente y que fuera más libre y de buenas costumbres.

                 
       
                
              
               

1 comentario:

Liz Escobar dijo...

Q:. H:. Ivan: magnifico escrito y excelente radiografía de un pobre Príncipe en vertical decadencia moral, lo que afecta las buenas maneras y costumbre de nuestra amada Institución masónica. Se encuentra en el lugar equivocado y en un tiempo perdido que ha frenado el desarrollo espiritual y filosófico de nuestros principios, usos y costumbres. Personajes estériles como este, le hacen mucho daño a la masonería progresista y evolucionista.
Lo felicito fraternalmente por tan importante escrito de actualidad, que nos permite aprender de la historia inglesa y de la GLUI y de sus investigaciones con el objeto de reflexionar y no caer en los errores de dejar por mucho tiempo a personajes en estos cargos de dignidad y proyección de nuestra Augusta Orden. Recibid un T:.A:.F:. H:. Jairo Escobar Arregocés. Or:. de Riohacha. La Guajira.