miércoles, 31 de octubre de 2018

PANAMÁ TIENE LA PALABRA… SI ES QUE LA TIENE…

           
Por Iván Herrera Michel
        
Se celebra en Panamá, del 14 al 17 de noviembre de 2018, la XVI Conferencia de Grandes Logias Regulares del Mundo. Todas muy en lo suyo, orgullosas de ser masculinas y de no relacionarse con Masonas ni con cuerpos “irregulares”. Lo que a la luz de los nuevos acontecimientos comienza a ser percibido con sonrisas.
                      
Ya nos referimos en artículo anterior a la sorpresiva conversión en mixta de la Gran Logia Unida de Inglaterra el 17 de julio de 2018, cuando anunció que en lo sucesivo Iniciará mujeres que se hayan cambiado en hombres y no expulsará a Masones que se conviertan en Masonas.
               
Lo que en la práctica significa que tendremos que acostumbrarnos a ver tacones altos en la 60 Great Queen St, de Londres, y que en Panamá estará una Gran Logia mixta que puede retirarle el “reconocimiento” como “regular” a las demás si se relacionan con otras mixtas.
                 
Vivir para ver, diría un viejo Masón que conozco.
                
Por otra parte, y no es un tema menor, en Paraguay hace unos días se tomaron decisiones desde el escocismo con alcances en las relaciones entre las Grandes Logias de la Conferencia Masónica Interamericana (CMI), que hasta hace muy pocos años nadie hubiera imaginado.
                   
De manera puntual me refiero a que durante los días 28 y 29 de septiembre de 2018 se celebró en Asunción, Paraguay, la X° Reunión de la “Alliance Internationale de la Maçonnerie Ecossaise” (AIME), bajo la égida del Supremo Consejo de Francia en calidad de Secretario General permanente.
               
En esta oportunidad, actuó como Presidente anfitrión de veintisiete Supremos Consejos asistentes de América, Europa, Asia y África, y otros seis más representados por poder, el “Supremo Consejo de los Antiguos Libres y Aceptados Masones del REAA del Paraguay”, presidido por su SGC:. José Ismael Candía.
                     
Dicho sea de paso, de mi país es miembro activo de la AIME el “Supremo Consejo del Grado 33° para Colombia” con una historia permanente desde 1833, cuando fue fundado con el nombre de “Gran Oriente y Supremo Consejo Neogranadino”, con Carta Patente del “Gran Oriente de Francia” del 14 de agosto de 1851. Este Supremo Consejo cambió su nombre, sin interrumpir nunca sus trabajos, en desarrollo del tratado de fusión de agosto de 1938 firmado con el “Supremo Consejo Central Colombiano” (1864), que abatió columnas el 25 de septiembre del mismo año para que sus miembros se integraran al primero. 
                        
En Paraguay se profundizaron dos tendencias que tocan directamente el universo de Grandes Logias reunidas en noviembre en Panamá. A saber:
                      
1) Con la incorporación en Asunción del “Supremo Consejo Federal de la República Argentina” a la AIME, la “Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones” sigue el ejemplo de la “Gran Logia de Bolivia” que nutre las Columnas de tres Supremos Consejos en La Paz, Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba. Uno de la amistad del “Supremo Consejo para la Jurisdicción Sur de Estados Unidos” y dos de la amistad del “Supremo Consejo de Francia”, considerado “irregular” por el primero desde 1964.
                       
Con el complemento, de que ello no impidió a los miembros de la CMI elegir, el 12 de abril de 2018, a la “Gran Logia de Bolivia” para presidirla por los próximos tres años.
                       
Ahora el turno es para los Maestros de la “Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones” que podrán elegir entre el escocismo que ofrece el “Supremo Consejo Grado 33° para la República Argentina del Rito Escoces Antiguo y Aceptado”, de la amistad del Supremo Consejo para la Jurisdicción Sur de Estados Unidos, y el que brinda el “Supremo Consejo Federal de la República Argentina”, de la amistad del “Supremo Consejo de Francia”.
                         
2) Por otra parte, llama la atención la labor en que está empeñada la AIME desde el año 2017 para uniformar los rituales de sus treinta y seis Supremos Consejos con base en los que practica el “Supremo Consejo de Francia”. En esta tarea, según declaraciones de su “Comisión de Rituales”, se han examinado más de 300 de ellos y se están adelantando cambios en los que no se ajustan.
                        
La idea central parece ser que sus Logias concuerden con las del “Supremo Consejo de Francia” en cuanto a decoraciones, pinturas, títulos, participantes, edades, joyas, puesta en orden, toques, baterías, marchas, palabras, aclamaciones, duración de los trabajos, enseñanzas de los grados, y adopten un “trazado esotérico” basado en un mito de origen del universo establecido desde la Rue Puteaux de París.
                         
Nunca antes se había intentado una unificación de esta magnitud, que paradójicamente se presenta en medio de reflexiones que uno pensaría, en principio, podrían traer vientos de descolonización de una buena parte de la Masonería, sometida con la imposición centralizada de Criterios Fundamentales para el Reconocimiento, Criterios de Regularidad, Principios Básicos para el Reconocimiento, Estándares de Regularidad. Etc.
                                              

De todos modos, Panamá tiene la palabra… si es que la tiene…

2 comentarios:

Ramiro Vargas Mendoza dijo...

Una gran verdad... vivir para ver.

Anónimo dijo...

Cada cual en su derecho...porque mofarse de ello? Eso no es masónico. La Masonería nació de la mano de los hombres..y ellos quieren que siga siendo así..aunque les pese o no les guste a otros..que esos otros hagan lo propio según su parecer..porque están en su derecho pero no en la REGULARIDAD .