martes, 1 de diciembre de 2020

EL DÍA QUE ALBERT PIKE LEYÓ LAS CONSTITUCIONES DE ANDERSON

 Por Iván Herrera Michel
                             
                        
La escena debió suceder entre 1855 y 1861, en algún lugar de los Estados Unidos de América (USA) y no creo que el escocés le haya causado una buena impresión al norteamericano.
                    
Albert Pike
Albert Pike, abogado de Harvard, Brigadier-General del Ejército Confederado y defensor de la esclavitud, debió leer las Constituciones de Anderson de 1723 y 1738 animado por su Hermano y amigo, el estudioso Albert Gallatin Mckey, antes de que se enemistaran de muy mala manera por el carácter abolicionista de Mckey, y se dedicara a crear un nuevo contenido del REAA para el actual Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de USA.
                   
No le debieron ser muy atractivas las Constituciones, que ya contaban con casi un siglo y medio de antigüedad, a quien soñaba con una Masonería con predicamentos del estilo de: “El Tetractys nos conduce, no solo al estudio de los números según la filosofía pitagórica, sino también de la Cábala, y ayudará en la búsqueda de la Verdadera Palabra y en la comprensión de lo que era denominado La Música de las Esferas”. (Moral y Dogma del Rito Escocés Antiguo y Aceptado – 1871). De haberlo oído, Anderson se hubiera quedado pasmado y de una sola pieza.
                               
Aquello de que “la Masonería es el Centro de Unión y el medio de conciliar verdadera fraternidad entre personas que hubieran permanecido perpetuamente distanciadas”, le debió parecer a Pike una frase light sin sustancia “esotérica”, aunque le pudo causar una mejor impresión la historia mítica que Anderson atribuyó a la Orden. Pike era de la opinión de que “cada Logia Masónica es un templo de religión, sus doctrinas y enseñanzas son religión”. 
                    
Tampoco le debió gustar que el afro John Pine (Pyne) (1690-1756) fuera miembro de la Logia de la Taberna del Globo, en Londres, cofundador de la primera Gran Logia del mundo, y quien elaboró la hermosa presentación de la portada de las Constituciones. Pike llegó a afirmar que prefería retirarse de la Masonería antes que llamar Hermano a un negro, peleó para que no desapareciera la esclavitud en USA y se le acusa de ser corredactor del manual del Ku Klux Kan.
                         
No obstante, Pike no se distrajo con la lectura de Anderson y 
James Anderson
procedió a reescribir los rituales de los treinta y tres Grados del REAA, a renombrar alguno de ellos y a añadirles un complemento moral, religioso y filosófico basado en un sincretismo hermético y egipcio, mezclado con una especie de cristianismo esotérico, que nunca hubieran imaginado ni André Ramsay, ni Esteban Morín, ni el Conde de Grace Tilly, ni los practicantes del precursor Rito de Perfección, ni ninguno de los fundadores del primer Supremo Consejo en 1801 en Charleston. Mucho menos, Anderson, Desaguliers, ni los constituyentes de la primera Gran Logia del mundo en la Taberna del Ganso y la Parrilla en 1717, ni quienes le siguieron en ambos lados del Canal de la Mancha y allende el océano Atlántico.
                        
De este modo, nació el “Rito de Pike” que es la versión estadounidense del REAA practicado por el Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos. De hecho, en ninguna de las 861 páginas y 218 índices de su libro “Moral y Dogma del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de la Francmasonería”, Pike menciona a James Anderson ni a la existencia de las Constituciones que llevan su nombre. En la aventura tampoco lo ha seguido el Supremo Consejo del REAA para la jurisdicción Norte de USA, dicho sea de paso. 
                              
Pero lo que si es casi seguro, es que a partir del día en que Pike leyó a Anderson el texto fue destinado a un estante poco consultado de su biblioteca y no pasó nada.
                         
                              
                                 
 
 
 

miércoles, 4 de noviembre de 2020

LA ZOOMMASONERÍA Y LOS LANDMARKS

        

        Por Iván Herrera Michel

 

A medida que el confinamiento avanzaba los patrones de los trabajos Masónicos variaban y l
a acelerada virtualización generaba un inédito carácter inclusivo en medio de la oleada de charlas con que se trataba de compensar la falta de Tenidas presenciales. 
             
Masones y Masonas de todas las Obediencias, Ritos y Grados de pronto se vieron compartiendo luces sin restricciones. Se reconocieron, fraternizaron, dialogaron sobre Ritos, Rituales, Liturgias, Tradición, Usos, Costumbres, historia…
                   
Pero la dicha no duró mucho porque se prendieron las alarmas rojas en las áreas totalitarias de la Orden. Como las primeras consecuencias se hicieron sentir sobre las versiones oficiales, los controles disciplinarios, las deviaciones doctrinales y los referentes supremacistas, se renovaron las amenazas y los premios. Los delatores no se hicieron esperar. La censura entró en escena. Los pantallazos se convirtieron en arma letal. Y hoy muchos Masones siguen asistiendo a las charlas detrás de nombres falsos, sin cámaras y compartiendo los contenidos prohibidos en grupos de Wasap paralelos a los oficiales que mantienen fuera del alcance del radar inquisitorial.
                
Las Logias, Obediencias y asociaciones Masónicas comenzaron a comportarse como plataformas que ofrecen contenidos en una institución esencialmente tradicional, en algo no tan simple como para reducirlo a que los Masones Boomers se están comportando como si fueran Millenials.
                      
Si en el futuro se abre paso un sistema mixto (presencial / virtual), los costos de
membresía deberán descender facilitando el acceso a personas libres y de buenas costumbres de menores recursos, lo que profundizará la presencia social de la Orden en países en donde no ingresan por razones económicas y/o discriminatorias. Seguramente, algo dejarán estos días en los que los valores de los ingresos bajan y los de la hospitalidad suben.
                   
Es muy difícil vaticinar en estos momentos qué clase de liderazgo van a desempeñar los Masones de a pie de hoy, cuando lleguen a los puestos de mando con una visión más calificada del deber ser Masónico y con las innovaciones de la virtualización de la Orden. 
                   
No obstante, hay que obrar con cautela porque esta nueva realidad no puede arrasar los Landmarks de la Masonería. Entendidos estos como los principios y referentes altruistas que al modo de motores constructivos se deducen de los textos históricos y filosóficos de sus 300 años de existencia, que hacen que la Masonería sea como es, y no sea otra cosa.
                       
A riesgo de pecar por positivista, debemos recordar que la normativa más antigua en común que usa el vocablo Landmark, fue aprobada después de fundada la primera Gran Logia del mundo que fue la de Londres y Westminster, y antes de que la Masonería moderna atravesara el Canal de la Mancha y el océano Atlántico.
                      
Me refiero al Reglamento General (General Regulations) compilado por George Payne en 1720 y aprobado el 24 de junio de 1721 por unos 150 Hermanos el mismo día que eligieron como Gran Maestro al Duque de Montagu en el Stationer’s hall de Londres.
                            
Al respecto, el precepto XXXIX del Reglamento dispone que “Cada Gran Logia anual tiene suficiente autoridad intrínseca para modificar este Reglamento o redactar uno nuevo en positivo beneficio de esta Antigua Fraternidad, siempre que se mantengan invariables los antiguos Landmarks, …”.
                
La norma guarda concordancia con el posterior artículo tercero de las Constituciones de Anderson de 1723 (que es el otro antecedente en común), pero igualmente dejó en abstracto el concepto de Landmark.
                  
A mediados del Siglo XIX la redacción de listados de Landmarks se convirtió en un deporte nacional Masónico en los Estados Unidos y cada quien elaboró los suyos. Aparecieron más de un centenar de ellos. El sarampión que allí brotó se propagó por toda Latinoamérica durante el siglo XX
                        
En 1856 se publicó con mucho éxito la lista de veinticinco de Albert Mackey en la Revista “Fundations of Masonic Law” y en 1858 en su “Enciclopedia of the Freemasonry”, a pesar de que el polémico Albert Pike los rebatió virulentamente y llegó a afirmar que algunos de ellos son parecidos a los “hongos que crecen muy alto en un lindero o en una esquina”. Naturalmente, que Pike, que no se andaba con simplezas, redactó su propio listado de solo cinco Landmarks.
                        
En la actualidad, para la Mayoría de la Masonería masculina del área anglosajona - aunque muy dogmatizado tiene el listado de Mackey - la realidad es que poseen dos normativas actualmente vigentes muy diferentes: 1) El de los tres “Hitos Antiguos” aprobado en la década de 1950 por la Comisión de Información para el Reconocimiento de la Conferencia de Grandes Maestros Masones de América del Norte, y 2) el de ocho “Principios Básicos para el Reconocimiento de Grandes Logias” aprobados por la Gran Logia Unida de Inglaterra en 1929 y reformados en 1989 por presión de la iglesia anglicana.
                       
Yo prefiero, alejado de imposiciones, amenazas y vaticanismos, guiarme por las facultades otorgadas a las Grandes Logias por el Reglamento General de Payne de 1721 y las Constituciones de Anderson de 1723, porque me parecen más apegados a la verdadera tradición Masónica y más fieles a lo que quisieron los fundadores hace tres siglos para el recién institucionalizado “sistema peculiar de moralidad, velado por alegorías e ilustrado por símbolos”.
                       
Estamos Ad Portas de una semipresencialidad que no sacrificará las preeminencias comunicativas e integradoras de la virtualización. El tren ya ha partido y lo mejor es que nos dispongamos hacia un contexto con condiciones de producción Masónica más fiel a sí misma que el que hemos vivido.
           
La buena noticia es que las respuestas a las preguntas que surjan de estas nuevas condiciones se encuentran en la misma Masonería.
                         
                                   
                      

 

jueves, 1 de octubre de 2020

EL TEMA NO ES LA MUJER EN LA MASONERÍA

  Artículo publicado inicialmente en la revista trimestral virtual ADONIRAM, del Supremo Concejo Central del Grado 33 y Último del REAA para la República de Colombia, Volumen III, Número 2, correspondiente a octubre – diciembre de 2019.
            
Por Iván Herrera Michel
"No es la mujer en la Masonería,
Tampoco es la Tradición.
Es el patrañero sin empatía,
Ya hay suficiente ilustración."
                                   
La leyenda cuenta que mientras el Titanic naufragaba una pareja decidió morir abrazada como la de Pompeya, dos caballeros se vistieron de frac para hacerlo como los Gentleman que siempre habían sido, la Wallace Hartley Band interpretó 'Nearer, my God, to Thee' y hubo quien al oírla se olvidó de la prisa. Por su lado, el chef de la pastelería pensó que era una magnífica oportunidad para un brindis y se sirvió una copa.
                   
Era la medianoche de un día perfecto de suave brisa. Con un mar maravillosamente quieto en el más hermoso de los paisajes, y un viaje que partiendo de las costas inglesas conducía más de un millar de sueños a la primavera de un nuevo mundo. El invierno se alejaba y los últimos Icebergs se acercaban imponentes. La tripulación había recibido cinco advertencias de choque con hielos ese día, pero continuaron a la misma velocidad. Y sin saberse como, cuando ni por qué, la galanura, el savoir faire y la distinción se mezclaron con la agonía del ensueño y el tropel de la salvación.  
                 
En grandes áreas de la Masonería parece estar sucediendo algo parecido. Embelesadas en discusiones eternas, oratorias sublimes, declaraciones que pocos leen, aferrados a un pasado que no existió como lo cuentan, disfrutando conflictivas fraternidades, galantes en glamorosos cocteles, ufanos parientes de antiguas familias, asaltados por curiosos esoterismos, abandonadas las grandes avenidas doctrinales, de cara a una inigualable oportunidad para el sueño de seguir construyendo el Templo inacabado de una humanidad más feliz, pareciera que no perciben el riesgo de ser un Titanic que choca en un océano postmoderno contra un iceberg ecléctico, sin paradigmas y sin axiomas.
                         
El tema no es la mujer. Aunque su exclusión pertenezca al repertorio de la orquesta del Titanic.
                      
Para invalidar la presencia de la mujer en la Masonería en igualdad de condiciones con el varón, he escuchado toda clase de explicaciones subjetivas, raras, extrañas, esotéricas, bíblicas, energéticas, seudocientíficas, falsos históricos, con una racionalidad insólita, de una sociabilidad subordinada, inspiradas en San Pablo o en el modelo mariano, prevenidas ante la lujuria de los varones, pregonando que las mujeres antiguamente, que los incas esto, que los egipcios aquello, que los celtas aseveran, que los anunnakis sostienen, que los reptilianos afirman, que la cábala muestra, que el tarot enseña, que los extraterrestres consideran, que el Kybalión dice, que la tradición indica…
                  
El tema no es la mujer. Aunque su discriminación forme parte de una contumaz estulticia.
               
La Masonería afronta naufragios inesperados que la sorprendieron en pleno baile de celebración de pasadas glorias. Por primera vez se plantea la desaparición de la humanidad por el cambio climático, el derretimiento de los polos, el deterioro de la biodiversidad, la falta de agua, la insostenibilidad de la alimentación, la deforestación de los bosques, la contaminación de los océanos, el aumento de la población, las ecomigraciones, algún cataclismo nuclear... No se sabe qué hacer con la inteligencia artificial, ni si hay que ponerle límites al posthumanismo, ni como organizar una fuga a otros planetas, ni cómo enfrentar los negacionismos, ...
                       
Un ejemplo al canto de necedad innecesaria, lo podemos ver en el Secretario Ejecutivo de la Conferencia Mundial de Grandes Logias Regulares, en la XLII reunión de la VI Zona de la Confederación Masónica Interamericana (CMI), en septiembre de 2019, en Asunción, Paraguay, afirmando que la Masonería masculina de corte anglosajón no supera actualmente los 700.000 miembros en total.
                        
Claramente es una exageración histriónica dirigida a la gradería que le pareció más importante que un asunto doctrinal, porque no es cierto.
                  
Si un dato confiable existe en Estados Unidos, es el que ofrece la “Masonic Service Association” (MSA), que publica desde 1924 el número de Masones que las Grandes Logias de hombres blancos de USA reportan anualmente para asuntos fiscales. El guarismo de 2017 fue de 1.076.626. Si persiste la marcada tendencia a la baja que se observa desde 1964, al cierre del año fiscal de 2019 se estima que serán menos de un millón. La menor cantidad contabilizada desde el inicio. Y en 25 años desaparecerían.
                     
En lo personal, no creo que sea importante que los Masones sean 7 millones o 700 mil. El dato no es tan significativo, después de que se tomen el trabajo de ponerse a trabajar en clave constructiva alejados de burbujas distractoras y autismos institucionales.
                     
De hecho, aprendí de la Gran Maestra de la Gran Logia Simbólica Española y ex Vice Presidenta de CLIPSAS, Ascensión Tejerina, citando a la antropóloga Margaret Mead, que “nunca dudes de que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. En realidad, son los únicos que lo han cambiado.
              
El tema no es la mujer. Es algo más de fondo. 

Es el patrañero sin empatía.
                   
                 
                  
                  
                   

lunes, 31 de agosto de 2020

CLIPSAS 1973 – 1991 (LA CONSOLIDACIÓN)

 Por Iván Herrera Michel
                  
(Traducido del Boletín de CLIPSAS No. 2, Págs. 28 a 36, editado en Bruselas, Bélgica, en marzo de 1992)
                     
EL COMPAÑERISMO (1973-1979)
                      
Rosetón de la Catedra de Estrasburgo  
La nueva primavera es anunciada por la Gran Logia Nacional de Puerto Rico que solicita su admisión y la obtiene. Como la Gran Logia de Dinamarca, es una pequeña obediencia. Por primera vez, una Masonería de más allá de los océanos llega, a través de su presidente, para traer su testimonio.
                     
Pero aquí hay nuevos Hermanos. También vienen de las Américas. La George Washington Lodge (Nueva York), aceptada el 30 de septiembre de 1978 en Roma, ingresó el 2 de febrero de 1979 en Nápoles. Estará en el puesto 11 en los protocolos. La Gran Logia de la República de Venezuela, a su vez, llama a la puerta del templo de Clipsas. Con sus quince Logias y cuatrocientos Hermanos. Fue aceptada el 29 de septiembre de 1979 en Viena (Austria) y recibida en Luxemburgo en marzo de 1980.
                    
¡Fin de las varicelas y las rubiolas! Clipsas ahora está vacunada contra candidaturas que se desvanecen. La revisión es despiadada. ¿La Gran Logia del Universo (Líbano)? Rechazado en 1975. ¿La Gran Logia Simbólica del Rito Escocés Rectificado de las Galias? Salió en 1977. ¿La Logia Nacional Francesa? en el mismo año. ¿La Gran Logia La Sagesse (Líbano)? En 1977. Se mantiene una correspondencia paciente y meticulosa con los postulantes. No más ambigüedad.
                          
La solución alemana: en 1971, los Hermanos se manifiestan en el seno de la Gran Logia AFAM. Entran en contacto con los Clipsas. Delegan a algunos de ellos como observadores: Hans Glück, Berckmann. Pronto los Talleres alemanes ofrecieron un Hermanamiento a los de Clipsas.
                    
La apertura. La Unión de Estrasburgo confía en el futuro y la apertura. Admite como observadores a los Hermanos de Brasil (Leuzinger, G.O.B.), Portugal (Dias Amado) y Luxemburgo (Rihm, Jones, Van Solinge). Las negociaciones se iniciaron en 1975 con Omega Grand Lodge (Nueva York). En la España posfranquista, la Masonería está despertando: el 29 de septiembre de 1979 en Viena se votan 150.000 francos belgas de ayuda. Los llevan a Madrid André Meclielynck y Roger Leray (GODF).
                   
EL MAGISTERIO (LOS 80s)
                              
Clipsas alcanzó su maestría con los años ochenta: en diez años, 23 cuerpos masónicos, más de 800 Logias, más de 30.000 Hermanos (y Hermanas) se unirán a ella.
              
El Gran Rito Malgache abre el ciclo. Se acepta el viernes 13 de marzo de 1981 en Toulouse donde se celebra el 20 aniversario de la Unión. Seis meses después, el 19 de septiembre, en Ajaccio, los estadounidenses de Omega y cameruneses del G.O.L.U.C. son admitidos. El Gran Maestre Ruffin Green (Omega), asistido por Monroe Bloeys y Raymond Contell, fueron recibidos solemnemente el viernes 12 de marzo de 1982 en Berna.
                      
¿Por qué Omega no es "reconocida" por la Masonería Wasp de los Estados Unidos y por la Gran Logia Unida de Inglaterra si cumple las "ocho condiciones" de septiembre de 1929?. Porque los Hermanos Omega son negros. "Son, dicen los" dignatarios” blancos de las Logias norteamericanas, los descendientes de hombres que no eran libres" Como los del George Washington Lodge.
                        
El principio de absoluta libertad de conciencia muestra su fuerza con esta significativa entrada. "Colocar los trabajos bajo la invocación del GADU y pedir que una de las tres luces sea el Libro Sagrado de una religión revelada debe dejarse a la apreciación de cada Logia y de cada Gran Logia", escribió Ruffin Green en 1985. y aquí usa el mismo lenguaje que el pastor Frédéric Desmons en 1877 en París.
            
La mixticidad. La asamblea de Berna, el viernes 12 de marzo de 1982, terminó con el tradicional banquete. En esta próspera ciudad, capital de la democracia federal más antigua del mundo, pero también baluarte de los "Señores" (antaño fue el nombre de la burguesía del lugar), se planteará la cuestión de la diversidad de Clipsas. Hay, sentados con los delegados, catorce observadores de La AFAM (H.J Jung), de la Organización Masónica Mexicana, de la Gran Logia Simbólica de España (Raphael Vilaplana Fuentes, Alonso, Baygal, Llanso), un "enviado especial" del Gran Maestre de la Gran Logia de Francia (Guthapel) pero también del muy "regular" G.O. de España (Zaplana y Montserrat) y Gran Logia de Bélgica (Decrocq) ... Al final de la cena, un leitmotiv puntúa cada discurso: “Clipsas debe desarrollarse”. El último ponente, Paul Gourdot (GODF), retoma la fórmula y añade: “... y lo hará gracias a la mixticidad”. Espera "movimientos diversos" entre los invitados. Para su sorpresa, estallaron los aplausos.
           
Por razones de androginia, en Clipsas rechazaron en 1979 el Gran Logia mixta de Quebec y, el mismo día, la Gran Logia mixta de Chile. Todos en la sala saben que el Derecho Humano, Orden mixta, explora el campo.
              
El nuevo presidente es Nicolas Bontyes, un hombre jovial que tiene el arte de borrar las asperezas. Por un lado, no se trata de negarse a reconocer la cualidad masónica en las obediencias femeninas o mixtas. Por otro lado, las integrantes de Clipsas, o, no reciben a las Hermanas, o no las reciben como visitantes. La única excepción es Gran Logia de Italia. En Venecia, el 31 de octubre de 1982, se abordó el problema. Jean-Pierre Schopfer (Gran Logia de Suiza) plantea una objeción: el Derecho Humano se compone de federaciones nacionales, si cada federación se considera una obediencia, el D.H. será, por sí solo, la mayoría y provocará un cambio en la naturaleza de Clipsas. Caso hipotético, ya que solo dos federaciones, las de Francia y Bélgica, son candidatas. Otro obstáculo planteado por el italiano Ghinazzi: estas federaciones son dependientes de un Supremo Consejo parisino. El presidente responde que nunca sintió esta subordinación y que recibió garantías de su independencia. La verdadera oposición está en otra parte.
                         
En Lieja, el viernes 11 de marzo de 1983, la atmósfera es de fiesta. El Gran Oriente de Bélgica está celebrando su siglo y medio de existencia. Los delegados de la tradicional y simbólica Gran Logia (este es el nuevo nombre de la G.L.N.F., conocida como Ópera) anuncian que han encontrado el huevo de Cristóbal Colón: "Basta modificar una sola frase del Llamamiento de Estrasburgo".
                    
UN BURÓ EN MANHATTAN
                           
A partir de ahora, la casa masónica común está abierta a todos y, dentro de su seno, cada uno conserva su singularidad. En este día de primavera, la Gran Logia Simbólica Española, con sus siete Logias y 116 Hermanos, se convierte en el 16º miembro de la Unión (en 1990 tendrá veinte Talleres y 250 miembros). La Federación Belga de Derechos Humanos ocupa el séptimo lugar con sus 41 Logias y sus 2.900 miembros (tendrá 54 Talleres y 3.800 miembros siete años después). Luego (No.18) la Federación Francesa de Derecho Humano, con sus 170 Logias y 7.000 miembros (en 1990, tendrá 350 Talleres y 10,500 miembros).
                   
Mientras tanto, el 2 de octubre de 1982, el Buró tuvo la alegría de asistir a la reconstitución del Gran Oriente de Luxemburgo gracias a los tenaces Hermanos de “Espérance” y otros dos Talleres “Liberté” y “Tolerancia. El GOL. encuentra su lugar.
                      
Es hora de salir de Europa. El Buró en octubre de 1983 se reúne en Nueva York y Ruffin Green (Omega) es el anfitrión. Los Grandes Maestros de siete Grandes Logias Americanas vienen de California, Wisconsin, Florida, Pensilvania y Nueva York, en compañía de importantes delegaciones. Oportunidad para que los responsables de Clipsas denuncien “el dogma de la Superioridad del hombre blanco”.
                          
Durante las conversaciones privadas, se solicita alguna aclaración histórica. Constatan con sorpresa que la ruptura de la correspondencia entre la Gran Logia de Inglaterra (que para entonces no era “Unida”) y el Gran Oriente de Francia data del 4 de junio de 1776.
                   
¡Es la fecha, un mes después, de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos”!
                    
- Sí, y los Masones fueron numerosos entre los oficiales franceses que lucharon junto a los insurgentes contra los ingleses, pero probablemente sea una coincidencia. Había una estricta igualdad entre las dos Masonerías, garantizada por un tratado, cuando los franceses se reorganizaron en el Gran Oriente en 1771-73. Entonces, Londres exigió ser reconocida con el título de logia madre debido a su antigüedad.
                
- ¿Es todo?
                  
- No. Para los británicos, las Grandes Logias debían administrar solo los tres Grados azules. Sin embargo, unos días antes, el 31 de mayo de 1776, el G.O.D.F había agregado los directorios escoceses de Burdeos, Lyon y Estrasburgo y estos reconocían Grados superiores. Diez años más tarde, otro inconveniente, el Gran Oriente creó el Rito Francés en siete grados.
                    
- La diferencia, por tanto, no tiene un motivo religioso.
           
- Inicialmente, ninguno. De todos modos, en 1917-1918, los Hermanos estadounidenses de la Armada Pershing frecuentaban las logias francesas sin tener en cuenta las prohibiciones de la G.L.U.I.
                        
La oficina de Clipsas quiere aprovechar este viaje para dar a conocer su acción y cuarenta periodistas neoyorquinos están invitados a una rueda de prensa: ninguno asiste. La tarea no ha terminado y los Hermanos no aspiran al descanso.
                    
La membresía ahora se acelerará. En Florencia, el 9 de marzo de 1984, el G.O. du Zaire (tres Logias, 70 miembros), luego un recién nacido, la Gran Logia Mixta de Francia que 250 Hermanos y Hermanas fundaron en 1982 (y que, en 1990, agruparán 35 Logias con 600 miembros) y, finalmente, la Gran Logia Femenina de Bélgica (en 1990: quince Logias y más de 550 Hermanas). Ocupan los puestos 19, 20 y 21 de los protocolos.
                         
En Madrid, el 8 de marzo de 1985, el buque Clipsas zarpó en el mar. La primera admitida es la Nederlandse Grootloge der Gemengde Vrijmetselarij (N.G.G.V.). Con sus cinco Talleres en La Haya, Haarlem, Rotterdam y Utrecht y sus cientos de miembros, esta Gran Logia Mixta representa a los Países Bajos, una recompensa póstuma para el inconfundible” Flying Dutchman” Jan Onderdenwijngaard. Luego la muy dinámica Gran Logia Femenina de Francia con sus 157 Logias y 5.000 Hermanas (En 1990: 190 Talleres y 6.000 Hermanas). Luego la Gran Logia Mixta Universal (G.L.M.U.) (Francia) con 17 Talleres y 350 miembros. El Gran Oriente Lusitano (19 Talleres y 500 miembros) cuya creación se remonta a 1803 pero que sufrió la represión de las dictaduras hasta la Revolución de los Claveles. La Gran Logia Femenina de Suiza (11 Talleres). Y, finalmente, la Gran Logia Haitiana de St-Jean (23 Talleres y 810 miembros) que viene, en los protocolos, a ocupar el lugar 27.
                  
Después del aumento de ingresos, el presidente Nicolas Bontyes exclama: "Debemos tener cuidado de no reventar a Clipsas".
                     
Grito todo lo más relevante ya que la asamblea acaba de aceptar imprudentemente a dos miembros, Antillas (de Florida) y, tras un animado debate, los Hijos de la Luz (compuestos por emigrantes haitianos de Nueva York) que desaparecen rápidamente en el abismo triangular de las Bermudas.
                   
Esta afluencia exige reformas. Se crea un comité ejecutivo donde se asentarán Grandes Maestros. El Buró es reestructurado. Estará compuesto por un presidente, vicepresidentes y un relator general. El belga Silvain Loccufier es elegido e instalado como presidente.
            
LOS SIETE PILARES DE LA SABIDURÍA MASÓNICA
           
Esta reforma relanza el debate iniciado por el suizo Paul-Emile Chapuis en 1962: "¿No es hora de que Clipsas se conviertan en una súperobediencia?" Esta idea es apreciada en las pequeñas formaciones que esperan encontrar, en un campo de acción más amplio, un nuevo oxígeno y más posibilidades. Los principales organismos masónicos, por el contrario, prefieren un centro de información sencillo y menos restrictivo.
             
Esta vez, es el luxemburgués Daniel Byk quien está discutiendo. En 1962, el suizo Paul Biétry propuso sin éxito un fondo de caridad masónico internacional. Daniel Byk comenta que un Clipsas fuerte podría lanzar acciones de tipo humanitaria. No se le escucha. La Unión celebrará su XXV aniversario con un simple centro de unión.
                       
La conmemoración tiene lugar del 1 al 4 de mayo de 1986 en Estrasburgo. Reunión solemne en el Palais de l'Europe, Parc de l'Orangerie, donde suelen reunirse el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo. Y cuatro días de celebraciones orquestadas por el bruselés Georges Chevalier, el estrasburgués Jean-Louis Reppert y la Logia de los “Hermanos Reunidos”, que al mismo tiempo celebra su 175 aniversario, reúnen trescientos cincuenta Hermanos. Los delegados visitarán la catedral de la que el sello de Clipsas reproduce el rosetón. Ellos se detienen frente a estatuas esculpidas desde el siglo Xll hasta el XV por Masones operativos, de vírgenes sabias, vírgenes insensatas, virtudes y vicios. El padre fundador Paul-Emile Chapuis cuenta sus recuerdos. Son sus últimas confidencias. Muere el 16 de marzo de 1990, pocos meses después de que otro padre fundador, Marcel J. Ravel, pasara al Oriente Eterno el 24 de septiembre de 1989. Jean Soulacroix acaba de morir el 7 de diciembre de 1985, a la edad de 74 años. Desaparece la generación pionera.
           
Se edita un folleto para este XXV aniversario. Recuerda, entre los "objetivos" de la Unión, los siete fundamentos de la ética masónica. Nada que ver con las ocho condiciones de Londres. Estos son más bien los siete pilares de la sabiduría:
                     
- la tolerancia,
- el respeto de los demás,
- el apego a la libertad,
- el sentido de la solidaridad,
- el gusto por la justicia,
- el deseo de progreso humano
- la práctica de la fraternidad
                      
El mismo texto también establece las tres “fuerzas poderosas y beneficiosas” sobre las que descansa el futuro de la comunidad masónica:
                     
- el espíritu científico,
- el principio democrático,
- la práctica de las relaciones fraternales
                   
Veintisiete Grandes Logias ya se han suscrito en 1986 esta "carta".
                       
Gracias a la sangre nueva que fluye, en 1991 serán treinta y cinco. Porque la joven Masonería se está acostumbrando a un Clipsas presidido desde 1987 por Guy Vlaeminck, luego, en 1990, por Jean-Robert Ragache (un francés, por primera vez): Ingresa la Orden de la Antigua Francmasonería para Hombres y Mujeres (dos Logias en Escocia, una en Londres) fundada en 1979. La Gran Logia de Haití (11 Talleres y 500 Hermanos que se separaron en 1961 del G.O.H. porque rechazó la separación de poderes entre el Supremo Consejo y el Gran Maestro). Los alemanes del Universaler Freimeuirerorden "Humanitas" (cinco Talleres y más de 100 miembros). El Gran Oriente de Chile fundado en Europa en 1984 por los exiliados después del golpe de Estado de 1973 y que se convertirá en el G.O. Latinoamericano (nueve Talleres y casi 200 miembros repartidos por América del Sur, París, Estocolmo y Copenhague) Unión (Austria) que no se ocupa de cuestiones religiosas o políticas. El Gran Oriente y Logias Asociadas del Congo (dos Logias en Brazzaville), creada en 1987. Finalmente, la última en llegar en 1989, la Gran Logia Masónica de Turquía (11 Talleres en Estambul, 3 en Izmir, 1 en Ankara, mil miembros) fundada en 1966 y que, desde 1975, ha estado tratando de liberarse de la camisa de fuerza legislativa turca que le impidió unirse a Clipsas.
                            
Los miembros de la Unión de Estrasburgo tienen la oportunidad de conocer a otros hijos de la luz del 13 al 16 de mayo de 1987 en París, suburbio de St-Jacques. Por invitación del G.O.D.F., las autoridades masónicas de veintinueve países se instalaron en el imponente salón de mil plazas del Hotel Pullman, transformado en templo. El primer vicepresidente de Clipsas, Gran Maestro Roger Leray, abre el trabajo de la Asamblea masónica internacional.
                       
"Hay, dijo, más Masones en la tierra que nunca."
                           
Rigurosamente exacto. Pero las noticias de los Estados Unidos no son buenas. Los Hermanos que sumaban 4 millones en 1959 (cumbre de la curva) son 2.800.000 en 1987. El número sigue siendo impresionante pero la inasistencia es tal que llega al 90% en ciertos estados como Texas (lo que daría una presencia efectiva de menos de 300.000 para todo el país). Los teleevangelistas se enfurecen contra los hijos de la viuda. Los jóvenes huyen de los Talleres y el envejecimiento es preocupante. El bimensual masónico "Los Philalèthes" abre sus columnas a esta crisis. Los lectores abordan sus ideas: "No nos cerremos del mundo secular". "Repasemos las penas incluidas en las obligaciones, ellas se han convertido en burlas". "No hagamos de los rituales un catecismo". “impliquémonos en proyectos concretos”. “Establezcamos contacto con los Prince Hall”. “Admitamos candidatos negros”. “No impongas la Biblia a todo el mundo”. "Reemplacemos a Dios por el Ser Supremo" ...
            
El 26 de enero de 1989 la Gran Logia Unida de Inglaterra, acusada por la Iglesia Anglicana de practicar una religión, se embarca en una revisión desgarradora. Reforma los ocho principios básicos, su ultimátum del 4 de septiembre de 1929, y arroja por la borda al Gran Arquitecto del Universo.
                         
El punto 2 fue: “La creencia en el GADU y su voluntad revelada serán condiciones esenciales para la admisión”.
                       
Se degrada dos niveles y se convierte en el siguiente punto 4: “Los Masones bajo su jurisdicción deben creer en un Supremo Hacedor”. No sólo el GADU es reemplazado por el mismísimo Ser Supreme de Rousseau, sino que es capital la creencia en "Su voluntad revelada" también parece estar la G.L.U.I. volviendo a la tradición deísta.
                        
No es todo. En el punto 3 se especifica: “Todo francmasón debe haber prestado sus obligaciones sobre el Libro de la ley Sagrada o con los ojos fijos en el Libro de la Ley abierto a través del cual se expresa la revelación de lo alto”.
                          
Nuevamente, se elimina toda referencia a una "Revelación" y este punto se degrada al quinto lugar: "Todos los Masones bajo su jurisdicción deben prestar sus Obligaciones sobre, o con los ojos fijos en, el Libro de la Ley Sagrada (es decir, la Biblia) o sobre el libro considerado sagrado por el hombre del que se trata”.
                            
¿Pueden la Declaración de Derechos Humanos, “De natura rerum” o “los Ensayos” de Montaigne ser “libros considerados sagrados”? La discusión está abierta. ¡De cuantas crisis angustias se habrían salvado sin la rigidez de las ocho condiciones de 1929!
                       
En el Encuentro masónico internacional de 1987, el presidente de Clipsas Silvain Loccufier se dirigió a los Hermanos de Estados Unidos (Gran Logia de California, Gran Logia Universal de los Mensajeros), de Brasil (G.O. de Rio Grande del norte, Gran Logia de Santa Catarina), Togo o Líbano, que no son de la Unión, para decirles : “Los miembros de Clipsas han estado construyendo durante veinticinco años para lograr un nuevo paisaje masónico mundial ... Debemos aprender, incluso reaprender a vivir juntos ”.
                          
¿Vivir juntos? ¿Pero, cómo? Le correspondió al luxemburgués Daniel Byk aportar el método "Hay entre nosotros obediencias o Logias que quieren estar sin hombres, que quieren estar sin mujeres o que quieren tener ambas, que quieren estar con un Gran Arquitecto o que quieren estar sin él, que quieren expresarse en el mundo o que quieren apoyarse en una reflexión que consideran como el objetivo primordial de la Masonería, la reflexión del masón sobre sí mismo. Agruparse en torno a estos valores morales, es aceptar esta diversidad de enfoques: es aceptar que unos hacen algo que puede disgustar a otros, pero reconocer que en común tenemos una historia y referencias comunes.”
                

                  

                          

 

 

CLIPSAS 1973 – 1991 (CONSOLIDATION)

 Por Iván Herrera Michel
                     
(Extrait du Bulletin du CLIPSAS n ° 2, Pag. 28 a 36, édité à Bruxelles, Belgique, mars 1992)
               
LE COMPAGNONNAGE (1973-1979)
            
La Rosace de la Cathédrale
de Strasbourg
Le nouveau printemps est annoncé par la Gran Logia nacional de Puerto Rico qui demande son admission et 1'obtient. Comme la GL. Du Danemark, c'est une petite obédience. Pour la premiere fois, une maçonnerie d'au-delà des océans vient, par son president, apporter son témoignage.
                
Mais voici des frères nouveaux. lls arrivent aussi des Amériques. La Lodge George Washington (New York), acceptée le 30 septembre 1978 à Rome, est accueillie le 2 février 1979 à Naples. Elle sera à la 11 eplace sur les protocoles. La Gran Logia de la Republica de Venezuela frappe, à son tour, à la porte du temple Clipsas. Avec ses quinze loges et ses quatre cents frères. Elle est aceeptée le 29 septembre 1979 à Vienne (Autriche) et reçue à Luxembourg le 'lfllf mars 1980.
                
Finies les variecelles et les reugeoles! Le Clipsas est maintenant vacciné contre les candidatures évanescentes. L'examen est impitoyable. La Grande Loge de l'Univers (Liban) ? Recalée en 1975. La GL. Symbolique du Rite Écossais Rectifié des Gaules? Recalée en 1977. La Loge Nationale française? Recalée la même année. La G.L. La Sagesse (Liban)? Copie á revoir (octobre 1977). Des correspondances patientes, minutieuses sont entretenues avec les postulante. Plus d'ambigui'té.
                   
La solution allemande: dès 1971, des frères se manifestent au sein de la Grande Loge AFAM. lls entrent en contact avec le Clips-as. lls déleguent comme observateurs certains d'entre eux: Hans Glück, Berckmann. Bientöt des ateliers allemands proposent un jumelage à ceux du Clipsas.
          
L´Uouverture. L'Union de Strasbourg table sur l´avenir et l'ouverture. Elle admet comme observateurs des frères du Brésil (Leuzinger, G.O.Br.), du Portugal (Dias Amado) et du Luxembourg (Rihm, Jones, Van Solinge). Des pourparlers s'ouvrent en 1975 avec Omega Grand Lodge (New York). Dans l'Espagne post~franquiste, la maçonnerie se réveille: 150.000 francs belges d'assistance sont votés le 29 septembre 1979 à Vienne. Ils sont apportés à Madrid par André Meclielynck et Roger Leray (GODF).
           
LA MAITRISE OU LES ANNEES 80
       
Le Clipsas atteint sa maïtrise avec les années quatre-vingts: en dix ans, 23 corps maçonniques, plus de 800 loges, plus de 30.000 frères (et soeurs) vont le rejoindre.
            
Le Grand Rite Malgache ouvre la série. ll est accepté le vendredi 13 mars 1981 à Toulouse ou l'on fête le XXe anniversaire de l'Union. Six mois plus tard, le 19 septembre, à Ajaccio, les Américains d'Omega et les Camerounais des G.O.L.U.C. sont admis. Le Grand Maïtre Ruffin Green (Omega), assisté de Monroe Bloeys et de Raymond Contell, est solennellement reçu le vendredi 12 mars 1982 à Berne.
        
Pourquoi Omega n'est~elle pas ”reconnue” par les maçonneries Wasp des Etats-Unis et par l”U.G.L.E. alors qufelle répond aux ”huit conditions" de septembre 1929? Parce que les frères d/Omega sont noirs. “Ils sont, disent les ”dignitaires” blancs des loges nord américaines, les descendants d´hommes qui n'étaient pas libres " Comme ceux de la loge George Washington.
         
Le principe de la liberté absolue de conscience montre sa force avec cette entrée significative. "Placer les travaux sous l´invocation du G.A.D.L.U. et demander que l'une des trois lumières soit le Livre sacré d'une religion révélée doit être laissé à l'appréciation de chaque loge et de chaque Grande Loge”, écrira en 1985 Ruffin Green et il tient ici le meme langage que le pasteur Frédéric Desmons en 1877 à Paris.
               
La mixité. L´assemblée de Berne, ce vendredi 12 mars 1982, s'achève par le banquet traditionnel. Dans cette cité cossue, capitale de la plus vieille démocratie fédérale du monde mais aussi fief des ”Messieurs” (c'était jadis le nom des bourgeois du lieu), la question de la mixité du Clipsas va être posee. Il y a, attablés avec les délégués, quatorze observateurs de Láfam (H.J. Jung), de I'Organisation Maçonnique Mexicaine, de la Grande Loge symbolique d'Espagne (Raphaël Vilaplana Fuentes, Alonso, Baygal, Llanso), un ”envoyé special" du Grand Maïtre de la G.L. de France (Guthapel) mais aussi des très ”réguliers" G. O. d'Espagne (Zaplana et Montserrat) et G.L. de Belgique (Decrocq)... A la fin du repas, un leitmotiv ponctue chaque discours: “le Clipsas doit se développer”. Le dernier orateur, Paul Gourdot (GODF), reprend la formule et ajoute: “...et il le fera grace à la mixité”. .ll s'attend à des ”1nouvements divers” parmi les convives. A sa grande surprise, des applaudissements éclatent.
                  
Pour motif d'androgynie, le Clipsas a refusé en 1979 la G.L. mixte de Québec et, la veille même, la G.L. mixte du Chili. Chacun sait, dans la salle, que le Droit humain, ordre mixte, explore le terrain.
                    
Le nouveau president est Nicolas Bontyes, un homrne rond et jovial qui a l'art d'effa.cer les aspérités. D'une part, il n”est pas question de refuser de reconnaitre la qualité maçonnique à des obédiences féminines ou mixtes. D'autre part, les membres du Clipsas, ou, ne reçoivent pas les soeurs, ou les accueillent en visiteuses. Seule exception la G.L. d”Italia. A Venise, le 31 octobre 1982, on s'empare du problème. Jean-Pierre Schopfer (G.L. de Suisse) eleve une objection: le Droit hurnain est constitué de fédérations nationales, Si chaque fédération est consideres comme une obédience, le DH. sera, a lui seul, majoritaire. Ce qui provoquera un chanåçement de nature du Clipsas. Cas d'école, puisque deux seules fédérations, celles de France et de Belgique, sont candidates. Autre obstacle soulevé par Vltalíen Glwinazzi: ces fédérations ne sont pas indépendantes d'un Supreme Conseil parisien. Le president répond qu'il n'a jarnais ressentl cette subordination et q u'il a reçu des garanties de leur índépendance. La vérítable opposition est ailleurs.
              
A Liège, le venclredí 11 mars 1983, Fatmosphère est à la fête. Le GO de Belgique célebre son sìècle et demi d'existence. Les délégués de la GL traditìonnelle et symbolíque (c'est le nouveau nom de la G.L.N.F. dite Opera) annoncent qu'ils ont trouvé l'oeuf de Christophe Colomb: "I suffit de modifier une seule phrase de l'Appel de Strasbourg”.
           
UN BUREAU A MANHATTAN
                 
Désormais, la maison commune maçonnique est ouverte à tous et, er son sein, chacun conserve sa singularité. Ce jour de printemps, la Gran Logia simbolica espanola, avec ses sept loges et 116 frères, devient le 16e membre de l'Union (elle aura en 1990 vingt ateliers et 250 membres). La Fédératíon belge du Droit humain prend le l7e rang avec ses 41 loges el ses 2.900 membres (elle aura sept ans plus tard 54 ateliers et 3.800 membres). Puis (n- 18) la Fédération française du Drolt humain, forte de ses 170 loges et 7.OOO membres (en 1990, elle aura 350 ateliers et 10.500 membres.)
                
Entre temps, le 2 octobre 1982, le bureau a eu la joie d'assister à la reconstitution du Grand Orient de Luxembourg grâce aux frères tenaces d' “Espéranc:e" et de deux autres ateliers ”Liberté” et ”To,lérance". Le GOL. retrouve sa place.
                 
Il est temps de quitter l'Europe. Le bureau. D´octobre 1983 se réunit à New York et Ruffin Green (Omega) est l'amphítryon. Les grands maîtres de sept Grandes Loges américaines Viennent de Californie, Wisconsin, Floride, Pennsylvanle et New York, en tourés de délégatíons ímposantes. Occasíon pour les responsables du Clipsas de dénoncer “le dogme de la Supériorité de l'homme blanc”.
           
Au Cours des conversations prívées, quelques éclaircissement Historique sont dernandés. Tous apprennent avec surprise que la ruptura de la correspondence entre la G.L. d´Anglaterre (qui n´était pas encore “unie”) et le G.O.D.F. date du 4 juin de 1776.
             
¡“Mais c´est la date, a un mois apres, de la Déclaration d´Indépendence des Etats-Unis!
                   
- Oui, et les francs-macons etaient nombreux parmi les Officiers français qui se battaíent aux côtés des insurgents contre les Anglais.Mais c'est sans doute une coïncidence.  ll y avait, entre les deux maçonneries une strícte égalité, garantie par traité, lorsque les Français s'etaient réorganisés en Grand Orient en l771-73. Alors, Londres exigea d'être reconnue comme loge-mere ”titre dü à son ancienneté”.
           
- C´est tout?
              
- Non. Pour les Britanniques, les Grandes Loges ne devaient gérer que les trois grades bleus. Or, quelques jours auparavant, le 31 mai 1776, le G.O.D.F avait agrégé les directoires écossais de Bordeaux, Lyon et Strasbourg et ceux-ci reconnaissaient des grades ultérieurs. Dix ans plus tards, autre accroc, le Grand Orient crea le rite français en sept grades.
                   
- La brouílle n´a donc aucun motif religieux.
            
- Au départ, aucun. De toute manière, en 19l7-1918, les frères américains de l´armée Pershìng fréquentaient les loges françaises sans tenir compte des interdits de l'U.G.L.E.”
                   
Le bureau du Clipsas veut profiter de ce voyage pour faire connaïtre son action et quarante iournalístes new-yorkais sont invités à une conference de presse: aucun ne se déplace. Notre tâche n'est pas achevée et les frères n´aspirent pas au repos.
               
Les adhésions, maintenant, vont s'accélérer. A Florence, le 9 mars 1984, sont reçus le G.O. du Zaire (trois loges, 70 membres), puis une nouvelle nee, la GL. rnixte de France que 250 frères et soeurs ont fondée en 1982 (et qui, en 1990 groupera 35 loges avec 600 membres) et, enfin, la G.L. féminine de Belgique (en 1990: quinze loges et plus de 550 soeurs). Ils occupent sur les protocoles les 19, 20 et 21e places.
                        
A Madrid, le 8 mars 1985, le vaisseau Clipsas vogue au grand largue. La premiere admise est la Nederlandse Grootloge der Gemengde \/rijmetselarij (N.G.G.V.). Avec ses cinq ateliers de La Haye, Haarlem, Rotterdam et Utrecht et sa centaine de membres, cette G.L. mixte vient représen ter les Pays-Bas, juste récompense posthume pour L´inébranlable “Flying DutcHnan” Jan Onderdenwijngaard. Puis la très dynamique G.L. fémínine de France avec ses 157 loges et ses 5.000 soeurs (En 1990: 190 ateliers et 6.O00 soeurs). Ensuite la G.L. mixte universelle (G.L.M.U.) (France) avec 17 ateliers et 350 membres. Le Grande Oriente lusitano (19 ateliers et 500 membres) dont la creation remonte à 1803 mais qui a subi la répression des dictatures jusqu'à la Revolution des oeillets. La GL. féminine de Suisse (ll ateliers). Et; enfin, la GL. liaitienne de St-jean (23 ateliers et 810 membres) qui vient, sur les protocoles, occuper la 27e place.
               
Après les liémorragies d'avant 73, c'est l´embonpoint. A tel point que le president Nicolas Bontyes s'éci^ie: “Il fent veiller à ne pas faire éclater le Clipsas”.
           
Cri d'autant plus pertinent que l'assemblée vient imprudemmen d´accepter dans la foulée deux membres, Antillas (de Floride) et, après un vif débat, les Fils de la Lumière (composés d'émigrés haïtiens de New York) qui vont vite disparaitre dans les abysses trianguiaires des Bermudes.
                 
Cet afflux rend nécessaire une réforme. Un comité exécutif est creé ou iégeront tous les grands maitres. Le bureau est restructuré. Il comprendra un president, des vice-présidents et un rapporteur general. Le Belge Silvain Loccufier est élut et installé comme president.
            
LES SEPT PILIERS - DE LA SAGESSE MACONNIQUE
              
Cette reforme relance le débat initiépar le Suisse Paul-Emile Chapuis dès 1962: ” N'est-il pas temps pour le Clipsas de se transformer en superobédience?” Cette idée est caressée dans les petites formations qui espèrent trouver, dans un champ d'action plus vaste, un nouvel oxygène et davantage de possibilités. Les principaux corps maçonniques, au contraire, préfèrent un simple centre d'information moins contraignant.
               
Cette fois, c'est le Luxembourgeois Daniel Byk qui argumente. En 1962, le Suisse Paul Biétry avait proposé, en vain, un fonds de bienfaisance maçonnique international. Daniel Byk, lui, remarque qu'un Clipsas fort pourrait lancer des actions de type hunianitaire. Il n'est pas entendu. L'Union va fêter son XXVe anniversaire avec un simple centre de liaison.
             
La commémoration a lieu du 1er au 4- mai 1986, à Strasbourg. Séance solennelle au Palais de l'Europe, parc de l'Orangerie, ou se reunissent d'ordinaire Conseil de l'Europe et Parlement europeen, et quatre jours de fêtes orchestrees par le Bruxellois Georges Chevalier, le Strasbourgeois Jean-Louis Reppert et la loge "les Frères réunis”, laquelle célebre en même temps son 175e anniversaire. Trois cent cinquante frères se retrouvent. Les délégués vont visiter la cathédrale dont le sceau du Clipsas reproduit le dessin de la rosace. Il s'attardent devant les statues taillées du Xlle au XVe par les francs-maçons opératifs, les Vierges sages, les Vierges folles, les Vertus et les Vices. Le pere fondateur Paul-EmileChapuis égrène ses souvenirs. Ce sont ses dernières confidences. ll va s´éteindre le 16 mars 1990, quelques mois après un autre pere Fondateur Marcel. J. Ravel passe à l'orient eternel le 24 septembre 1989. Jean Soulacroix vient de mourir, le 7 décembre 1985, à 74 ans. La generation des pionniers disparait.
        
Une brochure est editee pour ce XXVe anniversaire. Elle rappelle, par-mi les ”buts” de l'Union, les sept fondements de l'éthique maçonnique. Rien à voir avec ies Huit conditions de Londres Ce sont plutôt les sept piliers de la sagesse:
                 
- la tolerance,
- le respect des autres,
- l'attachement à la liberté,
- le sens de la solidarité,
- le gout de la justice,
- le desir du progres humain
- la pratique de la fraternité
                
Le inême texte énonce également les trois “forces puissantes et bénéfiques” sur lesquelles repose l'avenir de la franoinaçonnerire:
                   
- l'esprit scientifique,
- le principe démocratique,
- la pratique de relations fraternelles
               
Vingt-sept grandes loges ont déjà en 1986 souscrit à cette "charte".
               
Grâce au sang neuf qui afflue, elles vont être, d'ici à 1991, trente-cinq. Car les jeunes maçonneries prennent l'habitude de se tourner vers le Clipsas présidé à partir de 1987 par Guy Vlaeminck, puis, en 1990, par Jean-Robert Ragache (un Français, pour la première fois): The Order of Ancient Freemasonry for Men and Women (deux loges en Ecosse, une à Londres) fondé en 1979. La G.L. d'Haïti (11 ateliers et 500 frères qui se sont séparés en 1961 du G.O.H. parce qu'il refusait la separation des pouvoirs entre le Suprêrne conseil et le Grand Maitre). Les Allemands de Universaler Freimeuirerorden "Humanitas'” (cinq ateliers et plus de 100 membres). Le Gran Oriente de Chile fondé en Europe en 1984 par les exilés d'apres le putsch de 1973 et qui va devenir le GO. Latinoamericano (neuf ateliers et près de 200 membres répartis entre l'Amérique du sud, Paris, Stockliolin et Copenhague). Union (Autriche) qui ne traite ni questions religieuses ni politiques. Les Grands Orient et Loge associés du Coiigo (deux loges a Brazzaville), toute nouvelle creation de 1987. Enfin, la dernière venue en 1989, la GL. maçonnique de Turquie (11 ateliers à Istanbul, 3 à lzmir, 1 à Ankara, un millier de membres) fondée en 1966 et qui, depuis 1975, tentait de se dégager du carcan législatif turc qui l'empêchait de se joindre au Clipsas.
                        
Les membres de l'Union de Strasbourg ont l´occasion de rencontrer d'autres fils de la lumière du 13 au 16 mai 1987 à Paris, faubourg St-jacques. A l'invitation du C.O.D.F., les autorités maçonniques de vingt~neuf pays se sont installés dans l´imposante salle aux mille places de l'Hôtel Pullman transforme en temple. Le 1er vice~pré-sident du Clipsas, le Grand Maitre Roger Leray, ouvre les travaux du Rassemblement maçonnique international.
                        
"lly a, dit-il, plus de francsmaçons sur la terre qu'il n'y en eut jamais”. Rigoureusement exact. Mais les nouvelles des EtatsUnis ne sont pas bonnes. Les frères qui étaient 4 millions en 1959 (sommet de la courbe) sont 2.800.000 en 1987. Nombre encore imposant mais l´inassiduité est telle qu'elle atteint 90% en certains Etats comme le Texas (ce qui donnerait une presence effective de moins de 300.000 pour l´ensemble du pays). Les télévangélistes fulminent contre les enfants de la veuve. Les jeunes boudent les ateliers et le vieillissement est inquiétant. Le bimestriel maçonnique "The Pliilalethes” ouvre ses colonnes à cette crise. Les lecteurs adressent leurs idées : “Ne nous fermons pas au monde profane”. "Revoyons les penalties íncluses dans les olvligatíons, elles sont tournées en dérísión"."Ne ƒaísons pas des rituels des catechisme". "Impliquons nous dans des projets coconcrets”. ”Etablissons des contact avec Prince Hall”. “Admettons des candidat noirs”. "N'imposons la Bible a tous”. ”Remplaçons Dieu por l'Etre suprêm"...
                       
Le 26 janvier 1989, l'U.G.L. of England, accusée par l'Eglise anglicane de pratiquer une religion, se livre à une revision déchirante. Elle réforme les Huít príiiicípes de base, son ultimatum du 4 septembre 1929 et jette par dessus bord le Grand Architects de l'Univers.
                       
Le point 2 était: "La croyance au GADLU et en sa volonté révélée aseront des conditions essentielles a l'admission”.
                     
Il est rétrogradé de deux crans et devientle point 4 suivant: “Freemasons under its jurisdiction must believe in a Suporeme Being”. Les franca-maçons, sous sa juridictíon, doivent croire en un Etre Suprême. Non seulement le GADLU est remplacé par le très rousseauiste Etre suprême mais, retrait
capital, la croyance en "Sa volonté révélée” disparaït aussi. L'U.G.L.E. semble revenir à la tradition deioste.
                       
Ce n'est pas tout. Le point 3 spécifiait: “Tout franc-maçon devra avoir prêté ses obligations sur le Livre de la Loi Sacrée ou les yeux fixés sur le Livre ouvert par lequel est exprimée la révélation d'en haut”.
                   
Là encore, toute reference à une ”Révélation" est supprimée et ce point est rétrogradé à la cinquième place: "All Freemasons under its jurisdiction must take their Obligations sur, ou írms on or in full view of the Volume of the Sacred Law (i.e. theBible) or the book held sacred by the man concerned”. Tous les Franc-maçons sous sa juridíction doivent prêter leurs Obligations sur, ou les yeux fijes sur, le Lívre de la Loí Sacrée (c.-à-d. la bible) ou sur le livre considere comme sacree par l´hoimme dont il s´agit.
                    
La Déclaration des droits del´homme, “De natura rerum” ou "les Essais” de Montaigne peuvent-ils être des ”livres consideres comme sacrés”? La discussion est ouverte. Que de crises, que de déchirements eussent été épargnés sans la rigidité des Huit conditions de 1929!
                       
Au Rassemblement maçonnique international de 1987, le president du Clipsas Silvain Loccufier s'était tourné vers les frères venus des Etats-Unis (GL. de Californie, G.L. universelle des Messagers), du Brésil (GO. de Rio Grande du nord, G.L. de Santa Catarina), du Togo ou du Liban, qui ne sont pas de l'Union, et leur avait dit: “Les membres du Clipsas ont fait une construction pendant vingt-cinq ans pour réussir un nouveau paysage maçonnique mondial... Nous devons apprendre, voire réapprendre à vivre enseinble”.
                   
Vivre ensemble 7 Mais comment? Il était revenu au Luxembourgeois Daniel Byk de fournir la méthode "Il y a parmi nous des obédiences ou des loges qui veulent être sans hommes, qui  veulent être sans femmes ou qui veulent avoir les deux, qui veulent être avec un Grand Architects ou qui veulent être sans, qui veulent s'exprimer dans le monde ou qui veulent se replier sur une reflexion qu'ils considèrent comme l'objectif premier de la maçonnerie, la reflexion du rnaçon sur lui-rnême. Se regrouper autour de ces valeurs morales, c'est accepter cette diversité de démarches: c'est accepter que les uns fassent une chose qui peut déplaire aux autres, mais reconnaïtre qu'en commun, nous avons une histoire et des references communes”.